Desde muy niño, jugando a cantar,  de a poco me fui convirtiendo en un humilde creador de melodías, acompañadas de sencillas palabras, que hablaban de sueños que algún día esperaba cumplir.

Durante mi adolescencia, acompañado de la influencia de algunos amigos y maestros, me abandoné a comprender mis emociones, transformando la forma de crear e interpretar mi música con mensajes y ritmos más cercanos a la amorosa y mística realidad de las personas.

“Soy un cantautor que cree en el amor y en mis habilidades extraordinarias para lograr cualquier cosa.”

Mi permanente inquietud por crecer musicalmente, me llevó a ser parte de la academia de Alicia Puccio, de la academia de música de Osvaldo Leiva, de la academia de música y sonido de Pancho Merino, de la Facultad de artes de la universidad de Chile, entre otros; con el fin de ampliar y aterrizar mis conocimientos musicales, afianzar, cristalizar y ordenar el proceso creativo de mis composiciones, al igual que la interpretación de mis obras.

Margarita Fernández (canto), Osvaldo Leiva (lenguaje musical), Fernando Casas (cantante), José Martínez (producción), Pancho Merino (compositor), Isaac Vasconcellos (Canto), Marlene Mejías (Canto), Juan Manuel Quinteros (compositor), Diego Farías (compositor), Rene Arangua (armonía e instrumentos), Andrés Zará (Canto), Manuel Esquivel (armonía y composición), son amigos y maestros que me ayudaron como artista, a liberar mi potencial y sacar lo mejor de mi. Un reconocimiento especial a Amelinda Tapia mi primera profesora de música que me iluminó en este hermoso camino.

Mientras estudiaba tuve la oportunidad de participar en diferentes festivales obteniendo menciones a mejor canción y mejor intérprete. Más tarde, fui parte de elencos teatrales y grupos musicales que potenciaron mi trabajo en equipo de puestas en escena de obras como Jesucristo Super Star, Divertimento y Somos protagonistas.

Siempre buscando e incursionando en nuevos estilos y sonidos populares que acompañaran mis creaciones musicales, llegué a la forma de compartir mi música con el mundo a través de mi primer disco “Tómalo o Déjalo”, el cual se encuentra publicado en varias plataformas digitales.

Sigo haciendo música y la seguiré haciendo, gracias a lo que este creador denomina su inagotable fuente de inspiración, “su corazón universal”.